Desde las entrañas: Festival Visceral

visceral

 

       Dentro de la industria musical, como en cualquier rama de las artes, existe una constante necesidad de crear. Esta necesidad se satisface al máximo cuando hay sinergia entre artistas, organizadores, medios, foros, y público en general. El resultado es lo que comúnmente llamamos “la escena”.

El sábado se llevó a cabo Visceral, un festival donde se respiró la sintonía de todos los componentes de la escena underground. A partir de las 4 de la tarde la Factory abrió sus puertas. Una casa de la zona centro se convirtió, durante algunas horas, en el venue más importante de León.  A través de un largo patio se extendían las mesas con productos locales, un bazar de diseño, brownies y un espacio adaptado para tatuar.

Caída la noche la gente había surgido de todos los rincones de la ciudad para congregarse en el mismo lugar; probablemente no todos familiarizados con las bandas que se presentaban: Modern Vice, Undercity Men, Deseo de muerte, Oceanss y Has a Shadow. Dos grandes bandas de la Ciudad de México estuvieron presentes, Oceanss de cara a uno de los festivales más importantes de México, el Nrmal; y Has a Shadow que había generado gran expectativa. Pasadas las 8 de la noche Modern Vice se perfilaba para abrir el festival. No llegó a tiempo la batería, no hubo tiempo suficiente para el soundcheck, uno de los micrófonos tuvo algunos problemas, y el audio no fue el más adecuado; a pesar de todo, después de más de una hora de retraso e imprevistos empezaron a sonar las guitarras y voces de MV.

La organización para un festival como éste en condiciones normales es un reto, pero en una ciudad donde no existe un público asiduo, abundan las bandas de covers y se tienen un sinfín de regulaciones y permisos, se convierte en una hazaña. Aún con los obstáculos el panorama era bastante bueno, pocas veces se ven festivales autogestionados con una asistencia tan buena y un concepto bien trabajado. Modern Vice hizo entrar en calor a la gente al pie del escenario, siguiendo con Undercity Men que llegó para inyectar una dosis de garage explosivo. Luego de una presentación un tanto contenida de Oceanss pero igual de atractiva, el festival terminó con la energía desbordante de Has a Shadow.

A este tipo de festivales definitivamente no se va por la estética de la sede, o su comodidad. Se va para conocer nuevas propuestas, bailar, tomar una o varias cervezas, y ver artistas que, si bien no son los más grandes, son los que ofrecen un show más personal. El Visceral dejó buenas anécdotas y ganas de que existan más viscerales, gente que haga cosas desde las entrañas.

 

Por Enrique Becerra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s